martes, 7 de diciembre de 2010

Detrás de escena (11) concursos


(El primer Concurso: ahí ando entre el 5to y 6to renglón de los seleccionados...)

Hay una necesidad natural de competir, porque eso tiene que ver con prevalecer.Hay algo más: la necesidad del afecto, la palmada en el hombro, ese resaltar alguno que otro valor en lo que se hace. Últimamente estamos asistiendo via internet a la posibilidad concreta de participar en una cantidad de certámenes lo que por un lado es bueno y por el otro...a veces no cierra del todo. Porque ninguno de esos concursos, esas competencias a veces feroces y pocas veces justas, son iguales. Los hay con bases claras y los hay con bases extrañas. Y encima están los diferentes criterios de los jueces de cada ocasión.


En mi vida he participado de varios concursos a.I. esto es: concursos "antes de Internet". Donde las bases estaban impresas o escritas a máquina en papeles prolijos. Donde uno debía viajar con originales hasta el sitio del evento,etc.,etc. O enviarlos por correo. Algunos de ellos me vienen a la memoria. Déjenme contarles hoy uno de ellos, y si a ustedes queridos lectores y al Amo Neto les parece bien, en sucesivas entregas (o cuando se pueda) podemos recordar algunos otros, premiados o no, todos nos dejaban variadas enseñanzas.¿Sí?
El que les cuento hoy es el primero, el más antiguo en el que participé. La empresa fabricante de mermeladas "La Campagnola" premiaba a chicos que dibujaran el envase como quisieran, por ejemplo como un personaje. Yo tenía seis años y el aviso salía tanto en el Billiken como en "Anteojito", así que era imposible no verlos y tentarse a competir. Años después supe que el concurso se venía haciendo desde unos años antes.La cuestión es que a esa edad uno empezaba a dibujar como podía pero en mi casa se ve que me tenían fe. Me alentaron, y recuerdo como si fuera hoy el momento de dibujar mirando el frasco.Porque el "producto" tenía que estar dibujado bien, con su etiqueta,etc. Fue mi primer intento de "documentarme" para dibujar, y no fue mérito mio sino de mi vieja, de mi tía o de mi abuela (o de las tres a la vez),trayéndome el frasco para que lo vea bien y lo copie. Yo me sentaba siempre a dibujar en un sillón y colocaba una tabla rectangular sostenida sobre los apoyabrazos del sillón. Ahí adentro quedaba como una especie de astronauta en la cabina de la nave. Y mi nave me llevaba siempre a dibujar.


Tener puesta así la tabla (que yo ya llamaba ampulosamente "el tablero de dibujo"), me servía por su horizontalidad para apoyar sin volcar algún vaso de agua o limonada (dibujar me daba sed,che) y eventualmente los elementos para intentar pintar algo. Pero este dibujo para el concurso no lo pinté, lo dibujé con lápices de colores ("pinturitas"). Hice un vaquero (en esa época mis ídolos estaban en el Far West) y el vaquero era el frasco de mermelada con una carita sonriente, las pistolas a ambos lados y el sombrerito de cowboy. No gané. Pero estuve seleccionado. Hoy creo que a todos los chicos que enviaban dibujos los "seleccionaban". Y les mandaban un premio por participar. La cuestión es que mi dibujito trajo algo de alegría a casa y de la mano de una encomienda que depositó el cartero en mis propias manitas, dos frascos: uno de mermelada y otro de jalea de membrillo. ¡Un premio muy dulce! Como el recuerdo...
Felipe R. Ávila
PD: Vean mis datos por ahí abajo de la página digitalizada, el dibujo que ganó no es mio pero ahí estamos abajo, figurando en el grupo.
(Revista Anteojito 177 del 11 de abril de 1968 con la promo del concurso y los ganadores).

12 comentarios:

Felipe R. Avila dijo...

¡¡Uh!!!
¡Qué cantidad impresionanre de comentarios generó esta entrada!!!

jajajaja

SIL dijo...

Tiene una explicación coherente.
No se actualizó en el escritorio de Blogger. A mí, No.
Y éso que ando atenta ehhhhh.

________________________________

SIL dijo...

Bien, ahora procedo a comentar:

// Ahí adentro quedaba como una especie de astronauta en la cabina de la nave. Y mi nave me llevaba siempre a dibujar. //

Es mi historia, sólo que reemplazaríamos la palabra dibujar por escribir, y la edad en la que empezamos, en razón de que yo arranqué a los cuasi cuarenta...
La vida pasa rápido, y no siempre reaccionamos a tiempo ;)

La evocación del ¨Anteojito¨es deliciosa para nuestros recuerdos.

Beso, Felipe

SIL

Felipe R. Avila dijo...

Gracias Sil!
Me extrañaba que vos, Martha y Paloma sobre todo ustedes tres no dijeran aunque sea: que fea entrada...
La edad es lo de menos, la cosa es disfrutar con lo que se hace ¿no?
Un beso

SIL dijo...

Sip...
La edad es lo de menos.
Lo melancolía pasa por tomar razón del tiempo que no ha sido bien invertido.
La vida es un libro cuyas hojas no tenemos la posibilidad de volver a leer ni re-escribir.

Basta, ya me puse cursi.

Otro beso, Felipe.

Ruminant dijo...

Siii, recuerdo el concurso de la campagnola, lo ví en una revista en el museo. :p

Che q joeputa es el tiempo, te mató mal! jeje

Ruminant dijo...

El problema con los comentarios de esta página es que publican una entrada tras otra como puñalada de loco. La gente súper ocupada como yo no puede estarles atrás todos los días che. Y después de todo vos nunca pasás por mi blog, asique mucho no te quejes.
Se lo dije!

Felipe R. Avila dijo...

Segio,master!
Es verdad todo.
El tiemo me cambió un poco, aunque conservo ese niñito en mi, adentro.
(del corazón,che)

Y es verdad: paso poco.La razon cierta es que paso horas en el trabajo y ahí me bloquean (nos, a todos) un momtón de páginas, para evitar boludeos, incluso no puedo acceder a mi correo de yahoo,Neto está al tanto de los trastornos que me trae esto. Cada vez que quiero entrar a tus páginas me las bloquea y la nuestra(jeje) la de argentiinacatoon me da con errores, superposiciones de fotos y textos que la hacen ilegible. Por eso no dejo mensajes, créame,amigo.Pero lo admiro y quiero que todos lo sepan.Usted me sostiene en las fotos,¿recuerda?
En serio, te admiro,Sergio,sos un gran artista.

Netomancia dijo...

Que linda entrada Felipe, y que lindo, para esa edad, haber aparecido en la revista, ya sea tu nombre, ahí abajo, yo creo que hubiese pegado un salto hasta el techo. Si uno se emociona ahora, de grande, no me quiero imaginar de chico. Se ven menos estas oportunidades para los niños, pero de vez en cuando encuentro alguna y por supuesto, sale publicada en Argentina Cartoon ja. Felipe, la tapa me llamó la atención, de esa Anteojita, el efecto vitraux en el logo, que bueno!
Claro, por la época en la que se publicó, seguro Pascuas.
Un abrazo y si bien varias décadas atrasado: felicitaciones por esa mención!!!!!

Netomancia dijo...

Qué carita de nene bueno!
Otro detalle, "Lanús" en la dirección. El granate desde chico.

Felipe R. Avila dijo...

Neto querido, ¡ya pensaba que lo habia asfixiado cuando le até esa ristra de ajos alrededor del cuello!
Suerte que está vivo, que volvió.

Gracias por todo. Te voy a contar algo mas que recordé: cuando salió publicado eso, antes de enterarme, una vecina tocó el timbre y le dijo a mi abuela que su hijo(el de la vecina) le pedia a cada rato que le leyera otra vez la lista, porque estaba contento de que un vecinito suyo(y,a veces jugábamos a la pelota con él) estuviera ahí. Después imaginate que aunque no habia internet ni celulares, por la familia cercana, el colegio y el barrio la bola se corrió.Pero en la escuela ya me conocian,si me permitis en otra entrada cuento una anécdota acerca de cuando dibujar algo casi me cuesta un reto...

Netomancia dijo...

Felipe, no pongas "si me permitís", es un placer. Ya estamos todos sentaditos, con el termo y el mate preparados, esperando la historia.