domingo, 11 de diciembre de 2011

Domingos alegres presenta...

Y entonces le dije a Felipe, después que empujara con el codo un frasco de tinta china importada de Malasia sobre las casi doce páginas terminadas del capítulo cuatro del Errate y los Callejones, bien clarito, con mucha rabia porque otra vez postergábamos la serie, que por favor "basta de cagadas".
En lugar de sentirse mal o al contrario, enojarse con tremendo improperio, su rostro se iluminó. Lo único que me falta, pensé, se le safó el último tornillo que le quedaba sano. Y salió raudo por el ventiluz (que utiliza para situaciones en la que debe abandonar su celda... digo, sala de dibujo, de forma misteriosa) para volver dos horas después con una carpeta repleta de telarañas y una calcomanía política de los años noventa con un eslogan poco afortunado.
Su sonrisa casi sádica le recorría el rostro de manera preocupante y casi sin poder hablar de la emoción me señalaba unos originales que sacaba de la carpeta.
- ¡Mirá, mirá de lo que me acordé!
Y entonces también cambió mi semblante. Estaba delante de una joya "olvidada" de Felipe, de hace nada menos veintiún años atrás. Si, leyeron bien.
- Dejame que cuente, dejame que cuente... - comenzó a insistir y tuve que frenar un poco tanto entusiasmo.
- Hagamos esto - le propuse - Domingo que viene, la tapa. El otro, lo presentás, decí lo que te parezca, quedás solo con el micrófono delante de la audiencia. Y en el otro, arrancamos. ¿Que te parece?
No me respondió. Se puso a saltar dentro de la habitación, rebotando de un lado a otro. Aunque si me preguntan, juraría que ya había dejado de ser Felipe...



Hacé click en la imagen para verlo volverse loco

7 comentarios:

Martha Barnes dijo...

¡ A mí me parece bonito,así más delgado!!!!!

Con tinta violeta dijo...

ja,ja, Felipe, saliste muy muy favorecido, me encanta, pareces una de las bolitas de mi árbol!!!!

SIL dijo...

Tiene razón Paloma.
Salió con un viso navideño precioso.

Beso x 2

Ya veremos de que joya veinteañal se trata.


SIL

artnueve dijo...

epa!!! pero q cambio de look!!! jaja las cosas q genera el encuentro de una joya Felipesca!!! jeje

Felipe R. Avila dijo...

Pero...¡¡¡ese no soy yo!!!
¡es el "héroe" de la Maldición Marciana!
Van a ver lo que se viene...

Felipe R. Avila dijo...

¡¡¡¡O Dioses del Olimpo!!!!
¡Me han confundido con esa bola roja de Navidad, de pelota basquet, de bola de billar, de pool,de grasa!!!
Es hora de comenzar a adelgazar...creo...sniff...

Netomancia dijo...

Jaja Felipe, que mal, espero que no tome represalias con los lectores, por ejemplo, usándolos como personajes en las historietas o cosas así...