lunes, 9 de agosto de 2010

Los Callejones y el Errante: El Origen

Hace un año, a principios de agosto, publicaba en mi blog un relato corto titulado "Los callejones y el errante". Hubo comentarios muy auspiciosos y una intriga general de todos por saber más de los personajes, que eran dos, un errante inmortal y su perseguidor. Recuerdo que al leer dichos comentarios, releí el cuento y tenían razón, había contado una historia que tenía aún mucho para dar y que ya entonces, comencé a imaginar.
Luego surgió una propuesta, la del querido Felipe Ricardo Avila, ofreciéndose a dibujar la "historia del errante" si me decidía a convertirla en guión de historieta. Desde septiembre del 2009 hasta febrero del 2010 escribí entonces, de a poco, la historia de esos seres, conservando el mismo nombre. En total doce capítulos, de doce páginas cada uno, con más de mil viñetas. Si se preguntan porqué Felipe dice estar esclavizado quizá exista en ese dato una respuesta.
Ante el pedido de Felipe en más de una ocasión de  volver a mostrar aquel trabajo inicial más alguna ilustración actual, y aprovechando que ha finalizado la primera historia del amigo "Borges", hoy vamos a revivir la historia del errante, pero sin adelantar aún ninguna respuesta a los tantos interrogantes que en aquel agosto de 2009 surgieron de parte de los lectores de mi blog, incluido el propio Felipe, conocedor hoy de todas las respuestas en una historia (la larga, la que ojalá algún día puedan apreciar en su totalidad) que me fascinó escribir e imaginar, y que me llevó a investigar y leer muchísimo.
El Errante de a poco se va materializando en dibujos gracias a la paciente labor de Felipe, pero ya es un hecho como historia. Hoy en "Olvidados", este mágico sitio que compartimos con Felipe, queremos traer de nuevo la historia original, la que germinó el proyecto más grande. Y gracias a quienes en su momento con sus interrogantes, despertaron los míos, llevándose a un laberíntico mundo de lecturas y reconfortante escritura.



Los callejones y el errante

Dibujos: Felipe Ricardo Avila
Existen callejones más largos que otros, algunos que son más sucios, unos más oscuros, otros menos transitados, en definitiva, el mundillo de estos lugares es amplio y prácticamente desconocido.
Se dice que una persona se ha encargado de recorrerlos todos, trazando un mapa de los mismos, detallando los secretos que cada uno esconde, quiénes los habitan, los mensajes ocultos que encierran sus paredes, los significados de los grafitis, las muertes que acontecieron en el lugar.
El mapa, se comenta, ha sido muy pocas veces visto. Y aquellos que juran haber sido testigos de tan oscura obra, producto de siglos de trabajo, han comentado que conocer esos secretos, lleva a la perdición, al deseo inconmovible de penetrar en ellos y desaparecer en la neblina que los envuelve durante las noches.
Este hombre, cuya identidad se desconoce, se ha mencionado alguna vez en ciertos pasajes de libros de historia, y se lo ha señalado como un ser errante, sin patria ni credo. Su edad se calcula en cientos de años. Los callejones que ha trazado se remontan a siglos pasados ya distantes de nuestro tiempo. El hombre, se especula, no es un hombre.
Por cómo se describe, el mapa es un volumen enorme, de tapa rústica, forjada en un metal ignoto, recubierta con cuero animal para preservarlo del tiempo. Contiene miles de páginas, de papel duro y rugoso, desgastado por el tiempo, las más antiguas posiblemente hechas con láminas de tronco de papiro y las más recientes, con deshechos de algodón, cortezas de plantas y agua, que una vez coladas, prensadas y puestas a secar, dan un resultado similar al papel que conocemos.
Los mapas de los callejones están trazados cronológicamente, respetando las épocas en las que fueron visitados por el errante. Los detalles, secretos y otros comentarios, están escrito en los márgenes. Lo que más ha llamado la atención a los que han accedido al enorme libro, además de su estado de preservación, es la tinta. Si bien el tiempo ha intentado borrar todos los vestigios de la misma, en los mapas más antiguos, la misma aún persiste y pareciera que en el momento de ser observado, el mapa resplandeciera y la tinta casi inexistente, cobrara vida y se afirmara sobre el papel con fuerza y decisión. Las palabras de los que narran estas historias, es que la tinta pareciera cobrar vida.
Y es aquí el punto en el cual he basado mis años de interrogatorios a estas personas bendecidas por el honor de haber accedido a tan invaluable volumen, y más aún, estado de pie y vivir para contarlo, del último errante sobre la tierra, cuya misión pareciera un castigo eterno por algún crimen tan remoto y lejano que ya nadie, ni siquiera él mismo, debe recordar
No puedo ocultar mi deseo de tener ese volumen en mis manos y de mirar a los ojos a ese caminante de los siglos. No puedo aplacar mi anhelo de conocer los secretos de los callejones de todo el mundo a lo largo del tiempo. Pero ante todo, no puedo refrenar mi compulsión por llegar al final del misterio, descubrir la verdadera esencia del errante.
Y en ese volumen están las respuestas. Lo se, porque he seguido las pistas, he hablado con los testigos, he descubierto las pistas más fascinantes que cualquier hombre haya encontrado sobre la Tierra y mi descanso no será tal ni podrá ser compensado hasta tanto no solo llegue al errante, sino que además le haga caer la máscara y lo defina, ante el mundo de los vivos y de los muertos, como quién verdaderamente es.
He seguido sus pasos, he estado dónde él, pero siempre me lleva la delantera. Por siglos lo he perseguido sin poder atraparlo, sin poder demostrarle a las divinidades que mi teoría es correcta y que el errante no es más que un demente inmortal que sacia su sed asesinando en la comodidad de la noche, en la paz de la oscuridad, en la privacidad que solo los callejones pueden albergar.
Y teniendo su libro, tendré la verdad. Porque es la tinta la que me dirá el secreto. Porque la certeza me dice que cada mapa está dibujado con la sangre de una víctima distinta, de una muerte cobrada sin ninguna razón. 

Una certeza que persigo desde tiempos inmemoriales. Y entonces, cuando el velo caiga, los callejones se verán liberados del maleficio que el hombre que no es hombre ha invocado sobre ellos con la única finalidad de seguir errando, por los siglos de los siglos.
Solo después, podré sumirme en el descanso.

12 comentarios:

Con tinta violeta dijo...

No he leído tu historia en el blog, precisamente para no perder la magia de descubrirlo hoy, con los dibujos de Felipe. La historia me parece muy interesante. Y el reto que plantea y las preguntas con las que te quedas dándole vueltas en la cabeza, hacen de este un guión espectacular.
Me hace mucha ilusión seguir este nuevo trabajo.
Fabuloso y adelante!!!!
Abrazos a ambos artistazos!!!

SIL dijo...

Me acuerdo, me acuerdo, me recontra acuerdo !!!

Tras la búsqueda de ese siniestro tesoro (y de quién lo porta) iremos todos, a partir de hoy, porque el protagonista logró contagiarnos su sed de justicia y su desesperación por revelar el misterio.

La tinta usada en esta nueva historia no será la misma con la que están acuñadas esas otras sangrientas páginas, verdad...??

GLUP

Beso x 2.

SIL

Netomancia dijo...

Doña Tinta, doña Sil, este es solo un avance del Errante, pero no saldrá de momento en "Olvidados". Es un proyecto largo, que intentará verse cristalizado en formato de papel. Ojalá pueda darse.

Saludos y gracias, como siempre!!!

SIL dijo...

Ah!
Igual...
Los proyectos en los que se pone mucho empeño y mucho talento, como pasa también con algunos sueños más enclenques (pero sueños al fin)
tarde o temprano se ven cristalizados en el papel.

Cuenten cuando así sea.

:)

Con tinta violeta dijo...

Paciencia...y esperamos verlo publicado.
Animo!!!
Besos

Felipe R. Avila dijo...

Queridos lectores:
Os traigo una buena noticia (o tal vez mala según de donde se mire).
Heme compenetrado dibujando cuando escucho a Don calaverita que lee en voz alta el último mensaje que os manda como respuesta.
Ahí mismo escucho que os dice:
"es solo un avance del Errante, pero no saldrá de momento en "Olvidados". Es un proyecto largo"...
Y fue escucharle decir eso, luego de miles de horas de entintarme las manitas y sentir un rayo atravesando mis sienes.
Dije para mi:
¡Oh!
y me repetí:
"¡Oh,no!"
Luego casi no recuerdo mas, sólo que me vi saltando sobre el tablero, cortando la cadena de mi prisión con los dientes, rodando con el calaverita y algo así.
Parece que luchamos, por un instante percibí sus frías manos en mi cuello, que intentaban ahogarme.Como ya no tengo tan fino el cuello, el nombradoinnombrable mas que apretarme con sus manos parecia abrazarme,ahí noté que sus brazos eran algo cortos.
En eso algo me golpeó,un hacha creo.Me desvanecí viendo al amo triunfante, alejarse riendo...
¿o estaba llorando?
En fin, que me desperté atado nuevamente pero me habia dejado una notita: "Está bien,los callejones y el errante comienza a publicarse en el blog la semana entrante"
y mas abajo:
"me convenciste,POR EL PESO DE TU ARGUMENTO"
Me pregunto (ahora) si no será otra ironia suya,una mas, por mi creciente AUMENTO DE PESO...

SIL dijo...

ajjajajajajaja ! Qué personaje sos!

Los que parece que tienen peso con sus argumentos son los /las comentaristas, che...
Podremos torcer el destino y hacer que se publique en el bloggggg?

Ya veremos...

PD: naaaaaaa, creer o reventar, la palabra de verificación me sale COMIC, no jodan...

d80 dijo...

que bueno reller este origen, esta especie de precuela de la gran historia que nos espera, yo te debo un comentario sobre este texto, lo tengo en casa y por suerte lo he podido disfrutar desde la primera hasta la última palabra, es terrible, la idea misma de la persecución para el caminante del tiempo es un peso que pocos podríamos soportar. Los dibujos de Felipe que se empiezan a mostrar son perfectos, creo que como siempre, ha captado la esencia misma de los personajes.
Ahora todos nos meteremos de lleno en este volúmen gigante, en este mapa de aventuras y refelxiones, en esta historia que nos quitará el aire y hasta alguna lágrima.
Me sumerjo de lleno en la historia y comienzo a errar entre las décadas como seguro lo haremos más de uno...

Ruminant dijo...

Que historia! no la había leído en el blog, Si lo publican en Olvidados sería fantástico, de lo contrario esperaremos y lo buscaremos como malón de nerds cuando salga en papel, de cualquier manera genial historia y muy buena la idea, un abrazo a los 2!

Martha Barnes dijo...

Queridos muchachos,¡Menudo trabajito les espera!Y yo me siento comodamente para ver esta futura historieta,que por lo visto yleido....GUAU!!!
Cariños,Martha

Netomancia dijo...

Bueno, hay mucha expectativa, muchas gracias a todos! Este es un proyecto largo y en el que tenemos muchas esperanzas con el amigo Felipe.

(doña Martha, que ud se siente a leer esta historia, debe ser como que en fútbol a uno lo esté mirando Kempes o Fillol, por ejemplo, en un picado de barrio desde el otro lado del tejido metálico)

Felipe R. Avila dijo...

¡Tal cual!
Yo no lo habria podido decir mejor!
Una campeona del mundo mirando a dos pibes de barrio jugar!!!
Gracias Martha por tu amabilidad!
F.