martes, 28 de septiembre de 2010

Detrás de escena (4): Errante y Perseguidor: simbología básica





Al inicio de la lectura del cuento me entusiasmó su trama, la oscuridad y el misterio sumados a los posibles desenlaces porque en realidad, el relato inicial dejaba muchas puertas abiertas. ¿Quiénes eran estos que se perseguían aparentemente por la Tierra durante el lapso que dura una eternidad?



Cuando, convencido Ernesto que debía seguirla -luego de innumerables elogiosos comentarios en su blog Netomancia-, surgió el deleite (casi personal)de abrir mi casilla de correos diariamente e ir encontrándome comentarios de Neto. Algunas preguntas de cómo lo veía a tal o cual punto en desarrollo (Ernesto es un creativo que además de investigar y estudiar el tema que desea tratar en profundidad no escatima pedir opiniones a propios y extraños), etcétera. Allí, en mesas de bares porteños, con muchos cafés encima y varias lapiceras Pilot V5 o V7 garabateantes, fui diseñando los rostros, cuerpos y aditamentos del errante y del perseguidor.


Enseguida nos pusimos de acuerdo en las formas, gracias a la generosidad y libertad que Ernesto le da al que dibuja. Una simpleza que nos pareció coherente con el inicio casi milenario de la hsitoria fue que llevaran tatuajes en el cuerpo. Idearlos corrió casi exclusivamente por mi cuenta y pueden verse en las cabezas rapadas de ambos: errante de barbas blancas y frondosas y perseguidor/narrador de barba corta al uso helenístico, diría Nippur, al que -obviamente- homenajeo en el rostro, Las calvas frentes hiperdesarrolladas funcionan entonces casi como un mapa para que les dibujara un secreto. Que ustedes irán desvelando con el correr de la trama y los episodios pero que se ve creo yo, como las dos caras de una moneda. Mientras uno desarrolla líneas convergentes, el otro las dispara; mientras uno cruza sus hemisferios, el otro muestra una virtualidad de vacío que asustaría a aquellos antiguos que gustaban de usar mensajes encriptados para decirle -a un futuro lector, tal vez de muy lejanos futuros por venir- lo que negaban al lector de su aciago presente.


Felipe R. Ávila
(El dibujante de esta hermosa creación de Ernesto Parrilla).









6 comentarios:

Con tinta violeta dijo...

Estas explicaciones ayudan mucho a valorar el trabajo que supone para ambos. Aprecio la generosidad y la buena sintonía entre ambos creadores, cada cual en su esfera...
¡ya quisiera yo que aprendieran muchos de los que nos encontramos a nuestro alrededor! ¡Seguramente el mundo andaría mejor!
Otros se llenas la boca con la palabra "sinergia"...¡este es u buen ejemplo de la praxis!
Felicidades a ambos.
Besos!!!

d80 dijo...

que bueno es poder entender estas simbologías y apreciar todo el trabajo de investigación que hay detrás de una gran creación como esta, la verdad que los dos están haciendo un laburo formidable y yo me muero de emoción con cada entrega!
felicitaciones!

SIL dijo...

La evocación del personaje mítico de Lagash es magnífica.
Este detrás de escena siempre enriquece.
La historia es apasionante.

¿aparentemente por la tierra...?

Beso x 2

SIL

Netomancia dijo...

Buenísimo Felipe, incluso a mi me encanta saber más de cómo fuiste creando cada aspecto visual, porque una cosa es enterarme de las ideas o progresos por mail y otra ir conociendo este paso a paso magnífico,
Un abrazo!

Martha Barnes dijo...

Qué puedo agregar a todo lo dicho?Es realmente difícil opinar sobre el trabajo de grandes artistas,

el oso dijo...

Bien Felipe, un mapa para leer los mapas.
Y para disparar la fantasía y las suposiciones.
Alguien dijo sinergia, y es la palabra precisa.
Abrazos